Tag Archive: Nazario


JAZZ, NOCHE DE LLUVIA

Enigmas opuestos improvisan.

Sobre-cama

Dos miradas parten (buscando),expuestas(,)

A la nada.

 

Puertos que esperan por los dos,

Calladas dudas.

Esperas que se vuelven laberinto,

Búsqueda sin mapas.

 

Soles, lunas, van y vienen

Sostenes desatados

Caricias en derroche

Al compás

De la música

Y la noche.

 

Suena un saxo,

En (el) silencio

Otro responde.

 

Dos callan (callamos) en la entrega

De nuestras miradas

Que

Al fin

Se encuentran.

LEVANTO EL PUÑO IZQUIERDO

Hablen ustedes de luto,

revolución o sindicato.

Tomen las calles en hordas,

ganen la batalla.

Suiciden su sueño.

 

Yo seré calles y hordas.

Contemplaré la ilusión que desvanece.

Volveré con cada otoño,

incluso el suyo.

 

Caminaré las calles del sueño,

en el sueño.

No ensuciaré con lodo mis manos;

seré también el lodo y las manos.

 

Empuñaré una rosa sin orgullo.

Me saciaré en la música y los libros.

Ustedes vayan a pacer.

Cambien de un tajo al pastor,

busquen su dueño.

Yo me mojo con la lluvia y soy pequeño;

un insecto sin gloria.

Escucho jazz para pasar el rato.

No tengo asuntos pendientes con la historia.

 

Y vuelvo al vaso con hielo,

a la página.

Y fumo de cualquier cigarro y de ninguno.

Y creo en la palabra revolución

porque es palabra.

Cómo no.

 

Pero mis himnos, las nostalgias,

son pequeñas.

No aspiran a más que siempre menos.

A congelar el mundo, por momentos,

en las cosas queridas.

 

Levanto el puño izquierdo, sí.

Alzo banderas en las noches,

ocupo camas

y transformo los días.

 

De Onetti

 

[…] Cuando un escritor es algo más que un aficionado, cuando pide a la literatura algo más que los elogios de honrados ciudadanos que son sus amigos, o de burgueses con mentalidad burguesa que lo son del Arte, con mayúsculas, podrá verse obligado por la vida a hacer cualquier clase de cosa, pero seguirá escribiendo. No porque tenga un deber a cumplir consigo mismo, ni una urgente defensa cultural que hacer, ni un premio ministerial para cobrar. Escribirá porque sí, porque no tendrá más remedio que hacerlo, porque es su vicio, su pasión y su desgracia.

 

Y si, llevado a un terreno de actividad política, deja de hacer literatura para dedicarse a redactar folletos de propaganda, que nadie se haga cruces en homenaje a un inexistente sacrificio. El escritor no era escritor, sino político; terminó por encontrarse a sí mismo. Hay numerosos casos de vocaciones tardíamente despiertas que podrían citarse.

 

No debe verse en ello un suceso más admirable que el tan frecuente del escritor que por necesidades económicas ingresa al periodismo. Si deja de escribir literatura, es simplemente porque acaba de encontrar su verdadero camino. Cuando se “tiene” que escribir, hay siempre una hora para robar al dueño del diario, al sueño o al amor. […]

 

(Periquito el Aguador, Marcha, Montevideo, 27-10-1939)

Knock-out: narrativa fulminante

 

Culminó con ganas el Taller de escritura creativa.

 

Culminó con ganas el Taller de escritura creativa.

Apocalipsis no.

Luego del esperado fin del mundo, no me había atrevido a entrar por aquí. Sospechaba que había terminado todo y yo estaba solo. En mi mundo armado y desarmado. Solo y desalmado. Pues seguro que los muy hijodeputas se habrían de llevar mi alma en el rapto. Pero no. No hubo rapto, ni recompensa, ni nada. Sí hubo un largo período entre mi último post y este, pero eso tampoco es el fin del mundo.

Disfruten:

Alberto Laiseca, alquimista del delirio

Del Grand Barthes, por Beatriz Sarlo

Zambra, el chileno

valter hugo mae

Interesante: por qué escribes?

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En Messenger Mag, de Juan Pablo Ramírez G.

Ayer, 9 de febrero, Casa de Teatro puso a circular los cuentos y poemas premiados en el 2010. Entre ellos estaba nuestro “Dejar hacer, dejar pasar”, que obtuvo el 2do lugar. Los textos ganadores plantean propuestas interesantes. Los estilos son diversos. La calidad es innegable.

Saludamos la publicación y agradecemos al jurado el haber considerado que nuestro texto es merecedor del galardón.

Este artículo…

A mi me gustó mucho: Nunca serás abandonado.

Mamá gallina

Al compartir la buena noticia del avance de las ventas en Buenos Aires, les dejo el primer cuento de CARNECRUDA: Mamá gallina. Espero sus comentarios.