Archive for diciembre, 2012


JAZZ, NOCHE DE LLUVIA

Enigmas opuestos improvisan.

Sobre-cama

Dos miradas parten (buscando),expuestas(,)

A la nada.

 

Puertos que esperan por los dos,

Calladas dudas.

Esperas que se vuelven laberinto,

Búsqueda sin mapas.

 

Soles, lunas, van y vienen

Sostenes desatados

Caricias en derroche

Al compás

De la música

Y la noche.

 

Suena un saxo,

En (el) silencio

Otro responde.

 

Dos callan (callamos) en la entrega

De nuestras miradas

Que

Al fin

Se encuentran.

LEVANTO EL PUÑO IZQUIERDO

Hablen ustedes de luto,

revolución o sindicato.

Tomen las calles en hordas,

ganen la batalla.

Suiciden su sueño.

 

Yo seré calles y hordas.

Contemplaré la ilusión que desvanece.

Volveré con cada otoño,

incluso el suyo.

 

Caminaré las calles del sueño,

en el sueño.

No ensuciaré con lodo mis manos;

seré también el lodo y las manos.

 

Empuñaré una rosa sin orgullo.

Me saciaré en la música y los libros.

Ustedes vayan a pacer.

Cambien de un tajo al pastor,

busquen su dueño.

Yo me mojo con la lluvia y soy pequeño;

un insecto sin gloria.

Escucho jazz para pasar el rato.

No tengo asuntos pendientes con la historia.

 

Y vuelvo al vaso con hielo,

a la página.

Y fumo de cualquier cigarro y de ninguno.

Y creo en la palabra revolución

porque es palabra.

Cómo no.

 

Pero mis himnos, las nostalgias,

son pequeñas.

No aspiran a más que siempre menos.

A congelar el mundo, por momentos,

en las cosas queridas.

 

Levanto el puño izquierdo, sí.

Alzo banderas en las noches,

ocupo camas

y transformo los días.