Interesante: El crecimiento de los e-books permite brechas para publicar de modo alternativo. ¿Es malo todo escritor rechazado por las editoriales? Aquí les dejo una nota de la Revista Ñ.

Anuncios