La literatura tiene ese no-se-qué paranormal que hace posible (lo imposible) que el tiempo no importe. Así, leyendo Pedro Páramo hoy, puedo viajar en el tiempo para encontrar lo que hay de Rulfo en Junot Díaz. Y es que pasado y futuro se funden en el presente del disfrute. Y cada página es un mundo paralelo que nada envidia al real (tan virtual como cualquiera).

Recomiendo la lectura y re-lectura de Juan Rulfo. Un escritor de sólo dos libros, pero QUÉ PAR!

Anuncios