1. Siempre he creído que el camino lo anda uno. Pero nunca es malo contar al menos con los consejos PARA VENCER LA PÁGINA EN BLANCO.

2. Un pequeño adelanto de Santiago Gamboa, que nos ofrece su plegaria:

Prometo querer narrarlo todo y contra toda esperanza. / Prometo ser sincero en la verdad y en la mentira, y prometo contradecirme. / Prometo no ser tan “versátil” como algunos editores quisieran. / Prometo no ser nunca un escritor sin escritura. / Prometo reescribir, tachar, borrar y maldecir hasta quedar sin aliento. / Prometo todo esto, Señor, en nombre de tantos autores caídos en el campo de batalla de la página en blanco. / Prometo también algo muy sencillo. / Repetir cada mañana esta plegaria: / “Señor, no soy ávido / sólo te pido 500 palabras.

A darle duro!

Anuncios